El señor Pug supo que sería un día malo desde que despertó, y lo confirmó cuando su hada lo dejó solo en casa para ir a un concurso de belleza. Pronto se aburre y se pone a tejer con el estambre mágico y las agujas que dejó el hada antes de irse. Se hace un par de calcetines, un gorrito, una bufanda; le pone una cubierta a la silla, a su taza, a los muebles del jardín… Hay tanto estambre de colores que incluso le alcanza para cubrir su casa… Lo que no se imagina es que pronto lloverá…

Fondo de Cultura Económica - Colección: A la orilla del viento

El Estambre Mágico Del Señor Pug - Sebastián Meschenmoser

$2.000
El Estambre Mágico Del Señor Pug - Sebastián Meschenmoser $2.000
Entregas para el CP:

Medios de envío

El señor Pug supo que sería un día malo desde que despertó, y lo confirmó cuando su hada lo dejó solo en casa para ir a un concurso de belleza. Pronto se aburre y se pone a tejer con el estambre mágico y las agujas que dejó el hada antes de irse. Se hace un par de calcetines, un gorrito, una bufanda; le pone una cubierta a la silla, a su taza, a los muebles del jardín… Hay tanto estambre de colores que incluso le alcanza para cubrir su casa… Lo que no se imagina es que pronto lloverá…

Fondo de Cultura Económica - Colección: A la orilla del viento