¿Cómo narrar un duelo? ¿Cómo descomponerlo en todos sus rostros, sus esquirlas? ¿Cómo atraparlo, revelarlo, volverlo palpable? En Estas
piedras Yamila Bêgné hace mucho más que narrar un duelo: lo cincela, lo talla sobre piedras, en todos sus relieves; lo tornasola, lo descompone
en todas sus instancias; lo reverbera sobre el agua, en todas sus luces, en todas sus sombras. Estas piedras es un artefacto narrativo imposible: es
la ejecución perfecta de un duelo en la materialidad de la lengua. Es un hecho literario: el duelo vuelto poesía, una perla trabajada con la
paciencia del orfebre.


Para dar cuenta de la intimidad del dolor, Bêgné elige narrar la historia de una familia: de una madre y de sus dos hijas. También elige narrar
la historia de dos hermanas. Y, también, la historia de una de ellas: de la que sobrevive para contar. Esa operación tripartita que elige, desde el
inicio, se sostiene en la estructura misma del texto: esos destinatarios del relato, que también son tres: la madre, su pareja, la hermana.
En Estas piedras, la prosa pulida de Bêgné restalla en cada frase para volver asible lo inasible: para construir la materialidad de una pérdida.


Estoy convencida de que Bêgné escribe con una lupa en los ojos: la microscopía y la precisión con que esta novela capta, desde su misma
estructura, el proceso de duelo de sus protagonistas es de un preciosismo indeclinable. Es virtuosismo. Y es poesía.

Mariana Travacio

Estas piedras - Yamila Bêgné

$1.500
Estas piedras - Yamila Bêgné $1.500
Entregas para el CP:

Medios de envío

¿Cómo narrar un duelo? ¿Cómo descomponerlo en todos sus rostros, sus esquirlas? ¿Cómo atraparlo, revelarlo, volverlo palpable? En Estas
piedras Yamila Bêgné hace mucho más que narrar un duelo: lo cincela, lo talla sobre piedras, en todos sus relieves; lo tornasola, lo descompone
en todas sus instancias; lo reverbera sobre el agua, en todas sus luces, en todas sus sombras. Estas piedras es un artefacto narrativo imposible: es
la ejecución perfecta de un duelo en la materialidad de la lengua. Es un hecho literario: el duelo vuelto poesía, una perla trabajada con la
paciencia del orfebre.


Para dar cuenta de la intimidad del dolor, Bêgné elige narrar la historia de una familia: de una madre y de sus dos hijas. También elige narrar
la historia de dos hermanas. Y, también, la historia de una de ellas: de la que sobrevive para contar. Esa operación tripartita que elige, desde el
inicio, se sostiene en la estructura misma del texto: esos destinatarios del relato, que también son tres: la madre, su pareja, la hermana.
En Estas piedras, la prosa pulida de Bêgné restalla en cada frase para volver asible lo inasible: para construir la materialidad de una pérdida.


Estoy convencida de que Bêgné escribe con una lupa en los ojos: la microscopía y la precisión con que esta novela capta, desde su misma
estructura, el proceso de duelo de sus protagonistas es de un preciosismo indeclinable. Es virtuosismo. Y es poesía.

Mariana Travacio