Valiente y voraz, una vez más esta autora nos deja sin aire frente a tanta belleza, a tanto dolor. En sus palabras; lo fallado es el hallazgo: este libro entonces es una falla notable, porque cada página es descubrimiento y verdad. Todo lo que brota de Masin penetra la carne. A medida que pasan los versos y resaltamos frases, nos fundimos con su voz desgarradora y sutil, y anida dentro la esperanza de convertirnos en ella y su pluma, pero sobre todo en sus ojos, que ven la vida tan a fondo, tan desnuda. Indescriptible, salvaje y potente; un huracán de vida hecho poesía.
 Thelma Fardin


Claudia Masin nos dice en La mujer maravilla, este prístino libro: Las que estamos/ dañadas tenemos/ la capacidad de repetir el daño/ o revertirlo, ese es nuestro superpoder, y agrega   más adelante: El amor a lo dañado es el reverso/ del daño, el lazo de la verdad/ que lo retiene. No dejes/ de recordarme eso,/ mujer maravilla,/ cuando vuelva la fiebre. Ah mi corzuela, mi escarcha que se retira al final del invierno, mi carpintero real, que cuando crezcas no creas en la venganza, ese modo voraz de comerte a vos misma de nuevo. ¡No pasará, mi corazón, y si pasa a volvé a leer este libro para salvarte, como hoy me salva a mí!
 Diana Bellessi

la mujer maravilla y yo - claudia masin

$8.500
la mujer maravilla y yo - claudia masin $8.500
Entregas para el CP:

Medios de envío

Valiente y voraz, una vez más esta autora nos deja sin aire frente a tanta belleza, a tanto dolor. En sus palabras; lo fallado es el hallazgo: este libro entonces es una falla notable, porque cada página es descubrimiento y verdad. Todo lo que brota de Masin penetra la carne. A medida que pasan los versos y resaltamos frases, nos fundimos con su voz desgarradora y sutil, y anida dentro la esperanza de convertirnos en ella y su pluma, pero sobre todo en sus ojos, que ven la vida tan a fondo, tan desnuda. Indescriptible, salvaje y potente; un huracán de vida hecho poesía.
 Thelma Fardin


Claudia Masin nos dice en La mujer maravilla, este prístino libro: Las que estamos/ dañadas tenemos/ la capacidad de repetir el daño/ o revertirlo, ese es nuestro superpoder, y agrega   más adelante: El amor a lo dañado es el reverso/ del daño, el lazo de la verdad/ que lo retiene. No dejes/ de recordarme eso,/ mujer maravilla,/ cuando vuelva la fiebre. Ah mi corzuela, mi escarcha que se retira al final del invierno, mi carpintero real, que cuando crezcas no creas en la venganza, ese modo voraz de comerte a vos misma de nuevo. ¡No pasará, mi corazón, y si pasa a volvé a leer este libro para salvarte, como hoy me salva a mí!
 Diana Bellessi