Título: Molloy
Autor: Samuel Beckett
ISBN: 9789874086761

Molloy es el primer volumen de la "La Trilogía" de novelas, que continúa con Malone muere El Innombrable; escritas en París entre 1946 y 1950.

"La Trilogía" es generalmente considerada como una de las obras literarias más importantes del siglo XX, y la obra más importante no dramática en la obra de Beckett.

Molloy busca a su madre, Moran busca a Molloy. Odisea filial, novela de detectives, manual razonado de cómo chupar piedras… Del mismo modo que Malone muere y El innombrable, los otros libros de esta trilogía ya mítica de Samuel Beckett, Molloy avanza en un balbuceo que no entiende de géneros, una pulsión incontenible de narrar a fuerza de pura, efervescente impotencia. Matías Battistón

Avancé bordeando el cementerio. Era tarde. Medianoche quizá. La callecita es en subida, me costaba. Un viento ligero empujaba las nubes a través del cielo débilmente iluminado. Es lindo tener una parcela a perpetuidad. Muy, muy lindo. Ojalá esa fuera la única perpetuidad. Me detuve delante del portón. Estaba cerrado con llave. Como correspondía. Pero no pude abrirlo. Samuel Beckett

Molloy - Samuel Beckett

$1.350
Molloy - Samuel Beckett $1.350
Entregas para el CP:

Medios de envío

Título: Molloy
Autor: Samuel Beckett
ISBN: 9789874086761

Molloy es el primer volumen de la "La Trilogía" de novelas, que continúa con Malone muere El Innombrable; escritas en París entre 1946 y 1950.

"La Trilogía" es generalmente considerada como una de las obras literarias más importantes del siglo XX, y la obra más importante no dramática en la obra de Beckett.

Molloy busca a su madre, Moran busca a Molloy. Odisea filial, novela de detectives, manual razonado de cómo chupar piedras… Del mismo modo que Malone muere y El innombrable, los otros libros de esta trilogía ya mítica de Samuel Beckett, Molloy avanza en un balbuceo que no entiende de géneros, una pulsión incontenible de narrar a fuerza de pura, efervescente impotencia. Matías Battistón

Avancé bordeando el cementerio. Era tarde. Medianoche quizá. La callecita es en subida, me costaba. Un viento ligero empujaba las nubes a través del cielo débilmente iluminado. Es lindo tener una parcela a perpetuidad. Muy, muy lindo. Ojalá esa fuera la única perpetuidad. Me detuve delante del portón. Estaba cerrado con llave. Como correspondía. Pero no pude abrirlo. Samuel Beckett